martes, 15 de junio de 2010

EL CAFÉ Y UN OBSEQUIO

Grabado de la planta del café, modalidad Arabica con la descripción de la flor y el fruto.

He realizado un pequeño bordado en unos paños de cocina, un obsequio para una amiga que adora el café, el paño es de color crudo y el bordado granate, el esquema pertenece a la revista Labores del Hogar nº 435.

Pequeño detalle en la parte de atrás.La cenefa presenta una campana para postres, un antiguo molinillo de café, la cafetera y dos tacitas de café.

Otra versión del bordado en paño blanco con bordado rojo, acompañado por un juego de café en miniatura, con sus tacitas, su lechera su bandejita, la cafetera y la azucarera.

La porcelana està decorada con dibujos de plantas silvestres, amapolas, violetas ..., con sus nombres en letra inglesa y rematado por un hilo dorado.

Al dedicar este post al café no puedo dejar de comentar el precioso libro de Nestor Luján Los placeres de la sobremesa de Plaza y Janés Editores. Café copa y puro, dónde nos explica con muchos detalles las características y la historia del café . La palabra café llega a Europa a través de la lengua italiana, concretamente del veneciano, que pasa al francés y después se extiende por todo el continente, La palabra original provienen de la palabra turca "kahvé".


El autor hace un precioso recorrido por el arte y los pintores de todas las épocas que han tenido en el café y en los cafés un tema recurrente. Cómo este En el café de Alfred Henry Mauver, 1905.

O esta bella pintura del veneciano Pietro Longhi, La dama enferma. Se llegó a creer en los poderes curativos de esta bebida.

Y también en el precioso óleo El café después de la comida de James Tissot, 1876.


O la Terraza de café por la noche de Vincent van Gogh.


La condesa de A. Toulouse Lautrec, ante una taza de café, que pintó su hijo en 1887.


O las magníficas y urbanitas pinturas de Edward Hopper, una mujer tomando una taza de café, como esta, llamada Autómata.

Y podríamos encontrar infinitas pinturas más a cerca del café cómo esta otra obra de Hopper, Noctámbulos. El libro de Néstor Luján és un canto a los pequeños placeres de la vida, sobretodo a la sobremesa tan arraigada en nuestra cultura.Espero que este aroma de café os guste.


10 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado! Todo muy bonito y muy bien hilvanado,...y el punto de cruz me encanta. Un beso

    ResponderEliminar
  2. preciosa composicion! me has enganchado!!!!
    un abrazo, Olga

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho el olor a café,pero la verdad es que apenas lo tomo porque prefiero el té,curiosamente nunca tomo té fuera de casa porque el que suelen tener no me gusta,es entonces cuando tomo café...o en ocasiones especiales,siempre fuera de casa después de una comida.
    Tus bordados impecables ,las tacitas ,tetera y fuente preciosas y el libro muy interesante,
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Preciosos cuadros, y con el aroma de cafe....umm una delicia.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Mil Gracias por pasarte por el blog...aunque no sé porqué tu comentario no se ha publicado!
    Esta entrada me ha recordado a cuando yo tb hacía punto d cruz y me ha encantado! que olvidados aquellos tiempos!

    Te leo!!!

    ResponderEliminar
  6. Ahora ya aparece jejeje, lo dicho! Voy a leer tu post sobre el libro! Creo que será el próximo que pida! :) Saludos!

    ResponderEliminar
  7. ...Esther ...tus amigas tienen que estar encantadas cuando te presentes con esos regalos hechos por ti....¡¡¡ a mi me encantaría...¡¡¡¡¡ pero ninguna de mis amigas cosen...¡¡¡¡¡ Un abrazo Berta

    ResponderEliminar
  8. Que bonito post Esther,me ha encantado.Y ese paño bordado por tí.......maravilloso!!!
    Bss

    ResponderEliminar
  9. Me llevo una foto de esta entrada a mi blog, con tu permiso. Buscando una encontré tu blog y lo he agregado a mis favoritos.
    Saludos. María

    ResponderEliminar
  10. ¿Podrías poner en tu blog donde poder conseguir el jueguito de café en miniatura? Me he quedado prendada de él.Y me gustaría saber cómo lo conseguiste,porqué está claro que no lo debes vender,¿o sí?

    ResponderEliminar